Su casa se hunde bajo sus pies

El problema del hundimiento en la Ciudad de México afecta a todos.

“Este tipo de suelo es un suelo que si ustedes lo ven, debajo del concreto es un lodo, un suelo parcialmente duro que es más agua que tierra”, dice Óscar López Guerrero, vecino de la alcaldía Gustavo A. Madero en la Ciudad de México.

Dijo estar preocupado por el futuro de su vivienda. “Es un suelo que tiene movimientos y que va a tener hundimientos para toda la vida, nos han dicho”.

Según reportes de la Secretaría de Protección Civil, por sus condiciones, en los últimos 150 años la ciudad se ha hundido más de 10 metros. Esto pone en jaque a millones de habitantes como López Guerrero.

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México han determinado que la ciudad se hunde en promedio de 10 a 12 centímetros cada año, pero hay zonas como las alcaldías Iztapalapa, Iztacalco, Ecatepec, y Ciudad Neza en el Estado de México que sufren más.

“Nos han dicho que la zona oriente es la que tiene mayor problema, y así lo han determinado las autoridades, verdad, y pues nosotros qué podemos hacer”, dijo López Guerrero. “Mucho se habla de que la ciudad se está hundiendo 40 centímetros por año. A saber si será verdad”.

En el Centro Histórico el promedio del hundimiento anual es de 8 a 12 centímetros, según reportes del gobierno. De hecho, uno de los mayores casos se observa en la Calle Moneda, donde se localiza el ex Museo Santa Teresa, el cual prácticamente se inclina hacia su espalda.

“La fachada se está viniendo hacia atrás y es justo en la parte de la cúpula donde cualquiera puede experimentar muchas sensaciones como vértigos”, dijo Josué Alan Aguilar, originario de la capital y quien presta sus servicios como guía de turistas.

The Cathedral in downtown Mexico City, although it has already been realigned, is still leaning noticeably. *** La Catedral en el centro histórico de la Ciudad de México, ya renivelada, sigue inclinándose de manera notable. (Laurentiu Morariu/Unsplash)

La Ciudad de México se construyó sobre la antigua ciudad mexica de Tenochtitlán, la cual estaba rodeada de un lago. Algunas partes hasta se habían construido sobre el agua, y se usaban canoas para comunicarlas. Los españoles decidieron poner su capital en el lugar, a pesar de estas condiciones.

“Se dice que cuando termina la conquista, se le aconsejó a Cortés no construir aquí, precisamente por las condiciones de que este era un lago. Entonces él dice que no, y construye”, dice Aguilar.

En 1629, la ciudad se inundó y el agua no bajó durante seis años. Se platicó la posibilidad de cambiar la capital al este, a la ciudad de Puebla, pero nunca se concretó.

Mientras los hundimientos sirven como atractivo turístico en el primer cuadro de la capital, para López Guerrero es un verdadero dolor de cabeza. “Ya se desniveló bastante, sucede a cada rato. Fácilmente se han ido un metro las casas. Las banquetas eran parejitas, todo era recto aquí en la colonia San Pedro El Chico”.

No se sabe cuál será el futuro de la ciudad. En medio de ese desconcierto se van construyendo escalones donde antes no había, como es el caso del Ángel de la Independencia, que ahora tiene 14 escalones más que los nueve originales, para compensar su desnivel. El Palacio de Bellas Artes, construida de mármol, también tiene escalones agregados alrededor de su base.

En la Catedral, fue necesario realizar obras de nivelación para que la construcción no se colapsara. Para las casas familiares, los fondos no existen para ayudar con este tipo de reparaciones.

Steps have also been added to the Angel of Independence monument to compensate for the ground level. *** También se han agregado escalones al Monumento al Ángel de la Independencia para compensar el desnivel. (Alcaldía Cuauhtémoc)

Se sabe que la extracción de agua y la construcción de grandes edificaciones en esta gran metrópoli agravan estos hundimientos. Por esto, según la perspectiva de los lugareños, estos podrían ser los primeros puntos en atenderse para evitar alguna catástrofe.

Entre estos problemas y los terremotos, es como si la tierra quisiera tragarse todo, un caso curioso al considerar que es una ciudad tan inmensa, y además, la capital.

“Así como lo tenemos aquí, no existe en otro lugar ni del país ni del mundo”, dijo López Guerrero.

(Editado por Melanie Slone)



The post Su casa se hunde bajo sus pies appeared first on Zenger News.