Se atrasan segundas dosis de Sputnik V en América Latina, médicos plantean alternativas

A finales de diciembre, centros médicos en Quilmes, Argentina, comenzaron a aplicar la primera dosis de 'Gam-COVID-Vac', también conocida como la vacuna Sputnik V, contra COVID-19. Ahora, hay preocupacón ante la falta de segundas dosis. (Marcos Brindicci/Getty Images)

CARACAS, Venezuela — A principios de este año, cuando The Lancet confirmó la alta eficacia de la vacuna Sputnik-V, varios países de América Latina lo vieron como una buena noticia. Era una oportunidad de adquirir las dosis necesarias para inmunizar a su población.

La cercana relación de Rusia con ciertos países de la región y el bajo costo de producción de esta vacuna la hacían ver más asequible que las producidas por laboratorios como Pfizer o Moderna.

Sin embargo, hoy hay más incertidumbre que certezas respecto a la aplicación masiva de la Sputnik V, Concretamente de las segundas dosis.

A mediados de 2021, seis países habían comenzado la distribución de la vacuna Sputnik V en América Latina: Argentina, Bolivia, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela.

En todos estos países, las autoridades han extendido el intervalo para aplicar la segunda dosis, cuando la regla general es de un intervalo de 90 días entre ambas. Esto ha disparado las alarmas ante una probable pérdida de inmunidad para aquellas personas que se han colocado las primeras dosis.

“La inmunidad consiste en la producción de anticuerpos neutralizantes y, se supone, hasta ahora dura alrededor de, mínimo, seis meses. Dependiendo de la edad del paciente y sus antecedentes, creemos que podría ser más”, dijo la Dra. María Alejandra Torres Vieira, médico hematólogo en Venezuela.

“Solo que con una primera dosis y, de nuevo, dependiendo de la vacuna, la efectividad no es muy alta. Por eso [es necesaria] una segunda dosis. El objetivo de esta segunda dosis es incrementar la amplitud y el número total de anticuerpos en general, que sea mucho más alto, y llegue entonces a ese 90 por ciento que queremos”, agregó.

“Este no es el caso de Venezuela. Se extendió el lapso porque ya no tienen vacunas, pero algunos Estados han retrasado la segunda dosis por tres meses (decisión política, más no científica) para cubrir a más personas con una sola dosis de vacuna, que tengan al menos una protección parcial, y tratar de dar tiempo a los laboratorios internacionales de producir más vacunas para atender entonces sus segundas dosis”, dijo la hematóloga. Dijo que no se pierde la inmunidad por no aplicarse el complemento.

Algunas personas asumen que, al tener la primera dosis de la Sputnik V, tienen el equivalente de la Sputnik Light. En mayo, Moscú había confirmado que desarrolló una vacuna monodosis con una eficacia del 79.4 por ciento.

Respecto a este punto, no hay consenso científico.

“La primera dosis [de la Sputnik V] equivale a la Sputnik Light” dijo Flor Helene Pujol, jefa del Laboratorio de Virología Molecular, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

“La Sputnik V tiene dos dosis diferentes en su esquema, con dos vectores de adenovirus diferentes. La Sputnik Light es más parecida a la segunda dosis de la Sputnik V”, dijo Torres Vieira.

Mientras tanto, la población que comenzó su esquema de vacunación con la Sputnik V espera una resolución por parte de las autoridades.

“Me siento muy preocupada, porque yo tenía la esperanza de retomar mi vida después de año y medio en cuarentena y ahora no puedo hacerlo, ya que no me siento protegida” dijo María Pelayo, venezolana de la tercera edad con la primera dosis de Sputnik V. “Mucho menos con las nuevas variantes más contagiosas del virus que están circulando”, agregó.

Pelayo ya debería haber recibido la segunda dosis de la Sputnik V, pero no ha recibido la convocatoria de las autoridades con la cita.

“Las vacunas aplicadas no pierden su efecto. Sí, a medida que pasa el tiempo, bajan los anticuerpos, pero nunca se pensó en dar una sola dosis. Se van a completar esquemas”, dijo Carla Vizzotti, ministra de Salud de Argentina, cuya gestión ha sido criticada por el retraso en la aplicación de las segundas dosis.

En el país patagónico hay más de seis millones de personas esperando por el complemento de la vacuna Sputnik V. Ante esta situación, distintas voces científicas están proponiendo combinar vacunas.

“El Instituto Gamaleya [encargado del desarrollo de las vacunas Sputnik] ha dicho que la Sputnik Light tiene 70 por ciento de eficacia. [Ante la falta de segundas dosis de Sputnik V], combinar con una segunda dosis luce atractivo, por los resultados obtenidos al combinar AstraZeneca con Pfizer, que resultó seguro y además generó una respuesta más robusta de anticuerpos. Sin embargo, se debería hacer un ensayo clínico para confirmar seguridad e inmunogenicidad”, dijo Pujol.

“Ahora están apareciendo estudios donde se ha combinado plataformas de AstraZeneca con Pfizer, y se ha visto que el resultado es muy eficiente”, dijo Torres Vieira. “La mejor posibilidad por ahora es que, si solo pudo ponerse la primera dosis de la Sputnik V, la siguiente sea la de Johnson & Johnson, que al final es un esquema aceptado de una sola vacuna, y sería perfecto”, agregó.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, la inmunidad colectiva contra el COVID-19 se logrará cuando el 60 al 70 por ciento de la población esté vacunado. En América Latina, para mediados de junio de 2021, solo Chile y Uruguay están dentro de ese rango.

América Latina ha sido una de las regiones más afectadas por la pandemia; alcanzó el millón de fallecidos en mayo de 2021.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Se atrasan segundas dosis de Sputnik V en América Latina, médicos plantean alternativas appeared first on Zenger News.