Herbert Sigüenza invita al público a pasar ‘Un fin de semana con Pablo Picasso’ 

El prolífico Herbert Sigüenza ha escrito decenas de obras de teatro que ha escenificado miles de veces durante sus 37 años como miembro fundador de la compañía de comedia chicanx Culture Clash. Durante la última década, el dramaturgo, intérprete y artista gráfico ha dado vida al icónico pintor español en su monólogo “A Weekend with Pablo Picasso” (Un fin de semana con Pablo Picasso), que se ha presentado con foros llenos a lo largo de los Estados Unidos.

El público podrá ver en televisión a la carta hasta el 4 de abril la adaptación cinematográfica de esta obra biográfica que “Los Angeles Times” bautizó como “un éxito estelar”.

El también fundador de Amigos del REP — el consejo de defensa del Teatro Repertory de San Diego — habla sobre su obra, vida y arte.

“Como el título, se trata de un fin de semana con Pablo Picasso. Quiero que los espectadores experimenten tres días con el hombre en su villa en las afueras de Cannes (Francia) llamado La Californie ”, dijo Herbert Sigüenza, en la foto. (Daren Scott)

¿Cómo le va al Teatro Repertory de San Diego en esta pandemia que ha cancelado el teatro en vivo?

Estamos aguantando. Tenemos suficientes donadores para mantenernos vivos y seguir con las puertas abiertas. Por supuesto, tenemos menos gastos porque no gastamos dinero en producciones. Pero ahora nos estamos enfocando en crear contenido virtual.

Lo que nos lleva a la adaptación cinematográfica de su obra, “A Weekend with Pablo Picasso”. Su interpretación de Picasso es reveladora y profundamente inspiradora. Es una película estupenda. 

Gracias. Estoy muy orgulloso de ella. La filmamos en seis días en el escenario del Teatro Repertory de San Diego, con algunos exteriores en un patio en Escondido. Creo que migró bien del escenario al cine.

Es muy Picasso: es inventiva, sorprendente y apasionada. Plantea preguntas fascinantes sobre por qué la humanidad crea, preguntas que Picasso no querría responder.

No. Él estaba demasiado ocupado trabajando.

Me encanta cuando usted, como Picasso, dice: “El mundo no tiene sentido. ¿Por qué deberían tenerlo mis pinturas?” 

Así fue Picasso hasta el final.

¿Cómo resumiría su obra?

Como lo dice el título, la obra se trata de un fin de semana con Pablo Picasso. Quiero que los espectadores vivan tres días con él en La Californie, su villa a las afueras de Cannes (Francia). La pieza tiene una trama sutil: él tiene que completar un exigente encargo de seis pinturas y tres jarrones durante un fin de semana. Ese es el motor de la historia.

¿Cuánto de lo que presenta está adaptado de hechos reales? 

Yo diría que el 80 por ciento. Pensé en la idea de que solo tuviera tres días para cumplir con los encargos para darle a la pieza un tictac, un sentido de urgencia. Pero el texto deriva directamente de sus citas y de lo que la gente decía sobre él. Investigué mucho para la obra.

Es evidente. Incluso se transformó para parecerse a él. Como una suerte de experto en Picasso, ¿cómo lo describiría? 

Picasso en su casa, sin fecha. (David Barber / D & C Publicity)

Como un alma inquieta que trabajaba sin cesar para huir de la muerte. Picasso creía que si seguía creando, podría mantener a raya a la muerte. Y me relaciono totalmente con eso. Creo que por eso escribo, actúo y continúo con mi arte gráfico. Inconscientemente, pienso: “Mientras haga arte, no voy a morir. Me estoy divirtiendo demasiado. Estoy haciendo algo.”

He escuchado que Picasso desarrolló el arte de-evolucionándolo. ¿Está de acuerdo? 

Por supuesto. Picasso cambió la forma en que vemos y creamos arte. La figura y la perspectiva se habían abordado de la misma manera durante siglos. Él destruyó eso por completo. Él y Braque inventaron el Cubismo que, de una manera extraña, descompone una imagen y luego la vuelve a unir. Uno obtiene diferentes perspectivas, diferentes líneas, una forma geométrica muy extraña de ver el mundo, una forma verdaderamente revolucionaria.

La palabra “revolucionario” se usa a menudo para describirlo. ¿Contra qué se rebelaba Picasso? 

Contra el Formalismo. En la recién iniciada Revolución Industrial, las fábricas convertían a los humanos en trabajadores esclavizados-robots en una línea de ensamble. Era deshumanizador y Picasso se rebeló, creando piezas que nos devolvieron nuestra humanidad…

¿Qué le inspiró a profundizar en este revolucionario? 

Tenía siete años cuando vi una copia de un ensayo fotográfico titulado “El mundo privado de Pablo Picasso” de Douglas Duncan en la sala de espera del dentista. Duncan fotografió a Picasso durante seis meses: mientras se bañaba, pintaba, jugaba con sus hijos, comía… Me encantó lo que vi y pensé: “¡Vaya, este viejito es genial!” Le dije a mi mamá: “Cuando sea grande, quiero ser este viejito”. Ella respondió: “No, este loco es Picasso”. Y pensé: “No, no es un loco, creo que sabe algo”.

Durante décadas investigué sobre Picasso, pensando que algún día lo interpretaría. Cuando cumplí 50 años, le mostré el libro al representante del Repertory de San Diego y le dije que quería basar una obra de teatro en él. Para mi sorpresa, dijo: “¡Está bien, escríbela!” [risas] Había leído todo sobre Picasso, pero mi primer borrador parecía más bien una conferencia sin historia. Luego pensé en involucrar al público como si fuesen estudiantes de arte a los que Picasso estaba dando una clase magistral. Funcionó porque me permitió hablar directamente con el público.

Y el hecho de que su personaje de Picasso pinta y esculpe durante la obra comunica de maravilla el hecho de que estaba consumido por su creatividad. 

Oh, sí, su arte era su prioridad número uno. Cualquier cosa personal, como la vida amorosa, quedaba en segundo lugar. Incluso cuando los museos estadounidenses ofrecían retrospectivas en su honor, él rechazaba asistir, diciendo que un viaje a la ciudad de Nueva York interrumpiría su trabajo.

¿Cómo se captura a alguien que es tan libre y esquivo? 

Bueno, entiendo un poco al tipo. Básicamente interpreto a mi papá, y yo también tengo algunas de esas cualidades esquivas.

He admirado sus habilidades por mucho tiempo y he visto la dedicación que tiene por su oficio. ¿Cómo le han impactado los sacrificios de una vida como escritor, actor y artista gráfico? 

No sé hacer nada más y no haré nada más. Por eso, mi cita favorita de la obra es cuando Picasso dice: “El segundo trabajo es la muerte”. En el momento en que uno comienza a hacer otras cosas además de su arte, deja de ser un artista. Me lo he tomado en serio y hago algo creativo todos los días. Si me metiera en un cubículo para vender seguros, en tres días estaría muerto.

¿Qué quiere que el público se lleve de su obra? 

La idea de que todos tienen espíritu creativo. Y que, aunque crear es un acto egoísta, uno debe de recordarlo: “Esta es mi vida, mi visión”.

Al haber trabajado en la industria del entretenimiento durante casi cuatro décadas, ¿cree que los latinos han avanzado en ese tiempo? 

No, definitivamente no. Para probarlo, todo lo que hay que hacer es encender la televisión ahora mismo.

El artista español Pablo Picasso (1881 – 1973) frente a uno de sus cuadros en su casa de Cannes, sin fecha. (Imágenes de George Stroud / Getty)

Las estadísticas varían, pero siempre se nos indica que tenemos como máximo el 5 por cientode los papeles con diálogo en televisión y cine. 

Es probable que el porcentaje sea menor detrás de la cámara. La gente dice que ha mejorado. No, no es así. Somos invisibles. Los actores del [sur]este asiático son mucho más visibles que nosotros.

Creo que es porque Hollywood no los encuentra amenazantes. Quizá porque tienen un acento británico muy apropiado y porque son menos que nosotros. 

En tantas comedias sobre oficinas el divertido compañero de trabajo de India está en la sala de descanso, lo cual es genial para estos actores.

Sí, bravo por ellos. Pero es una forma de discriminación (contra los latinos) por exclusión. Somos el 18 por ciento de la población de los Estados Unidos. Pero, una vez más, interpretamos como máximo el 5 por ciento de los papeles con diálogo. Como sea que se le mire, estamos muy poco representados. 

Por eso ya ni siquiera pienso en Hollywood. En la década de 1990, después de que salió al aire nuestra serie de sketches cómicos en Fox TV, Culture Clash estaba por todos lados persiguiendo la zanahoria.

Reuniones interminables, tras reuniones, tras reuniones, ¿cierto? 

Sí. Llegó un punto en el que me dije, “¿Sabes qué? Estoy perdiendo el tiempo aquí”. Volvamos a Picasso. ¿Estoy siendo un artista? No, parece más bien que estoy siendo un estafador, una especie de mendigo. La liberación solo llegó cuando dije: …“Ni siquiera pensaré en Hollywood, nunca. Solo voy a crear mi teatro y ser feliz”. Y he sido feliz por décadas.

“A Weekend with Pablo Picasso” está disponible por CalTechLive!

Dirigida por Tim Powell y Todd Salovey, producida por San Diego REP, la obra está disponible en televisión a la carta hasta el 4 de abril, con entrevistas en vivo con Sigüenza en fechas específicas. Entradas e información en www.events.caltech.edu/picasso

Herbert Sigüenza Spends ‘A Weekend With Pablo Picasso’ fue publicado por primera vez en LatinHeat Entertainment.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Editado por Melanie Slone.)

(Reportaje adicional de Bel Hernandez)



The post Herbert Sigüenza invita al público a pasar ‘Un fin de semana con Pablo Picasso’  appeared first on Zenger News.