Estragos de la pandemia: la pérdida de un familiar 

La pandemia se ha llevado de manera súbita a muchas personas cuyos parientes apenas pueden llorar su partida, al no poder llevar a cabo funerales. (Suhyeon Choi/Unsplash)

Después de estar en confinamiento más de un año, el mundo entero sigue enfrentando una crisis llena de dolor e incertidumbre.

Para los que perdieron a un familiar al virus, la situación es todavía más sombría.

“Perdí a mi padre hace casi un mes”, dijo Miriam Vallejo Suarez, de 26 años, ama de casa en la ciudad de Veracruz.

“Fue todo muy repentino. Él se encontraba trabajando cuando comenzó a sentirse mal en la construcción donde laboraba. Se supo que en esta hubo 2 albañiles que tenían COVID y sospechamos que ahí lo contrajo”, dijo.

“Mi papá se sintió mal; estuvo dos días con fiebre y calentura en mi casa. Después comenzó a toser y se sentía muy débil. Lo llevamos al seguro social y ahí en el área especial de enfermos de COVID entró en crisis. Lo entubaron y solo resistió tres días. Se me hace increíble la rapidez con que te puede cambiar el mundo”, dijo.

México ocupa uno de los primeros lugares de muertes causados por COVID-19, según datos oficiales; datos del gobierno federal apuntan a 212,339 defunciones y 2,305 602 contagiados. Esto significa que gran parte de la población se ha quedado solamente con recuerdos de sus seres queridos.

“Para que una persona pueda vivir el duelo de perder a su familiar, se debe entender que lo que se necesitará es un determinado tiempo para sobrellevar el dolor“, dijo Ernesto Segura Valdivia, psicólogo particular por la Universidad Cristóbal Colón de la ciudad de Veracruz, México.

“Lo mejor que se puede hacer en estos casos es ayudar a la persona con ayuda de un profesional en psicología. Con este tipo de apoyo la persona podrá manejar de buena manera la depresión; con este apoyo la ansiedad no durará mucho en el deudo”, dijo.

El virus ha golpeado con fuerza a algunas personas. Hay quienes se enferman un día y ya no ven a sus familiares. (Mufid Majnun/Unsplash)

Todas las muertes inesperadas dejan secuelas parecidas en los familiares, ya sean por accidentes o por problemas repentinos de salud. Segura Valdivia dice que el duelo en estos casos se llama “de riesgo” y suele ser mucho más complicado que un duelo por muerte natural.

“Es importante que la persona reconozca el dolor que le causó la muerte de su familiar. Se debe trabajar en los recuerdos y vacío que esto genera, para así poder sobrellevar que el familiar no está de manera física, pero sí en el corazón”, dijo el psicólogo.

El aislamiento en la pandemia significa una situación aún más dolorosa.

“Lo más difícil es que el deudo se siente culpable por no haber estado en sus últimos momentos con su familiar. Esto aunado a que no se pudieron realizar los ritos funerarios que se acostumbran cuando alguien fallece, debido a que una vez que la persona fallece se debe de incinerar de manera rápida para no propagar el virus entre la gente, tal como lo indican las autoridades sanitarias”, dijo.

La partida de un ser querido de manera pronta provoca sentimientos de duelo severos en los familiares, al grado de que necesitan el apoyo de un profesional de la salud. (Hush Naidoo/Unsplash)

Los profesionales de la psicología recomiendan que los familiares se desahoguen para liberar todos sus sentimientos. Podrían tener episodios de enojo o tristeza, por lo cual se pide que la familia esté muy al pendiente para apoyarse mutuamente y no dejar que nadie se sienta solo.

La familia de Vallejo Suárez ha luchado por sobreponerse y ayudarse entre sí.

“En el caso de mi hermano y yo, tratamos de no dejar sola a nuestra madre; la acompañamos en todo momento y la llevamos a terapia con psicólogo para que pueda sobrellevar el dolor. Ha sido de mucha ayuda y lo vemos en el estado de ánimo de ella en la última semana. Sabemos que es un proceso largo, pero va muy bien” dijo Miriam Vallejo Suárez.

A pesar de no poder llevar a cabo una ceremonia funeraria, la familia puede comenzar a planear qué hacer con las cenizas, para que entre familia y amigos se despidan. Esta ceremonia en honor al difunto puede ayudar a los familiares a expresar sus sentimientos hacia la persona fallecida tan repentinamente, dice el Dr. Segura Valdivia.

“Era increíble que hace una semana él estaba aún con nosotros y ahora ya no”, dijo Vallejo Suarez.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Estragos de la pandemia: la pérdida de un familiar  appeared first on Zenger News.