Este mineral pone en peligro la vida de millones de mexicanos 

La sal es un mineral necesario en el cuerpo humano, pero casi todos consumimos demasiada para estar sanos. (Jason Tuinstra/Unsplash)

En el mundo de hoy, un asesino silencioso acecha a casi toda la población, un asesino del cual médicos y científicos han advertido una y otra vez.

Aun así, la mayoría de la población no reconoce la amenaza. Los decesos convertidos en números y estadísticas no mienten. Estas cifras nos muestran el riesgo que conlleva el consumir demasiada sal.

Ese fino polvo blanco que da el toque final a nuestros alimentos y realza su sabor al mismo tiempo nos está matando.

“Me atrevería a decir que no hay ningún motivo, desde el punto de vista de la salud, para añadir sal a los alimentos”, dijo Eduardo Meléndez, licenciado en Nutrición por la Universidad Anáhuac Campus Xalapa. “Consumirla aumenta los riesgos de padecer serias enfermedades. Sí, todo indica que, de no existir un control, la sal es un asesino silencioso”.

Es una costumbre para mucha gente agregar sal a alimentos que ya la traen, y es complicado alterar los gustos. (Emmy Smith/Unsplash)

La sal se mantiene presente y vive diariamente en la dieta de los mexicanos, lo que la hace fácil de consumir y difícil de abandonar.

De acuerdo con estudios de la Asociación Americana del Corazón, en 2010, al menos 2.3 millones personas fallecieron a causa del consumo constante de sal. En la mayoría se trató de personas que consumían el doble de lo común, es decir, agregaban más mineral del necesario a sus alimentos.

“Claro, existe una relación directa entre el consumo de sal de la población y la prevalencia de hipertensión arterial y sus secuelas como cardiopatías, insuficiencia renal, accidentes cerebrovasculares”, dijo el licenciado en nutrición. “Y lo sé porque parte de mi trabajo como dietista es atender a pacientes a quienes ya les fueron detectados dichos cuadros”.

Muchos mexicanos no se dan cuenta de las cantidades de sal que consumen ni de lo peligroso que puede resultar.

“No tenía idea de lo peligroso que puede llegar a ser la sal hasta que por mi problema de sobrepeso acudí con el nutriólogo y me expuso el tema. Creo que disminuir el consumo de sal está en cada quien. En el caso de nosotros los mexicanos, lo veo muy difícil”, dijo Margarita Villaseñor, de 63 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que todos debiéramos tener un consumo diario de sal no mayor a los dos miligramos. Sin embargo, en México, con su amplia gastronomía, resulta casi imposible.

Pese a ello, el país azteca no figura en el top de países con el mayor número de muertes, según el estudio de la Asociación Americana del Corazón.

Los médicos recomiendan alejarse del salero lo más que se pueda, pero la gastronomía mexicana así tendría otro sabor. (Edi Libedinsky/Unsplash)

La organización recomienda tener un bajo consumo de sal en su dieta diaria, aunque la sal es necesaria en pequeñas cantidades para una buena salud.

Culpar a los países por su cultura gastronómica no es una buena manera de confrontar el problema. Los expertos opinan que la salvación depende de reducir los alimentos que por naturaleza cuentan con grandes cantidades de sodio.

“Cómo le hacemos los mexicanos, le pregunté al dietista, me dijo ‘acostumbrándose’. Acá la sal es importante; imaginemos que no ponemos sal a los tacos de pastor, o los que más gusten, o no le ponemos sal a los guisados, a un menudo, a un pozole. Es también un problema cultural, diría yo”, dijo Villaseñor.

Algunos de los alimentos que más sal contienen son el pan, las carnes crudas, las pizzas, las hamburguesas, las sopas enlatadas y, en el caso de México, la mayoría de los antojitos fritos o de comal que suelen ser consumidos por las mañanas y las noches.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Este mineral pone en peligro la vida de millones de mexicanos  appeared first on Zenger News.