El antojo no se calma en México

El maíz es el producto mexicano por excelencia, y los antojitos mexicanos lo usan en sus múltiples presentaciones.

“Si no fuera gracias a la masa de maíz, yo creo que la gastronomía mexicana no existiría”, dijo Susana Cruz Montalvo, dueña de la fonda Doña Susy, en la ciudad de Boca del Río, Veracruz.

También hay otros ingredientes que sirven como base para el antojito, que es el deseo caprichoso a la hora de comer. La gastronomía mexicana es tan flexible que hay un antojito diferente para cualquier ocasión especial.

En ciudades como la capital mexicana se encuentran con facilidad los puestos de antojitos, sobre todo en las afueras de las diversas estaciones del metro. Se ofrecen quesadillas, tortas, tacos, tamales, huaraches, pambazos, gorditas y barbacoa, por mencionar algunos, todos estos con un sinfín de variedades en cuanto a los ingredientes que los conformen.

La adaptabilidad del antojito mexicano hace que sea una opción para el desayuno, comida o cena.

“Los antojitos es lo que más vendemos en las noches; mucha gente compra porque tiene crema, queso y salsa”, dijo Cruz Montalvo. “Se les hace una mezcla muy rica en la boca; lo que más lleva la gente son panuchos, empanadas o tostadas”.

Los antojitos se venden desde algún puesto de la esquina hasta en un restaurante establecido. Son accesibles a cualquier bolsillo; pueden rondar entre los 8 a 12 pesos, según los ingredientes que lleven.

Las esquinas de las calles en la Ciudad de México, así como las entradas a las estaciones de metro, se llenan de puestos de tacos y otros antojitos. (Carl Campbell/Unsplash)

Muchos mexicanos optan por elegir antojitos a la hora de comer debido a su rápida preparación. Además son económicos y fáciles de llevar a cualquier lugar, más aún cuando se está trabajando y se cuenta con poco tiempo para poder comer.

“Compro antojitos particularmente en la noche, esto porque mi familia le gustan mucho las empanadas, panuchos y garnachas”, dijo Mauricio Espinosa Vázquez, trabajador en una constructora y padre de familia en la ciudad de Veracruz. “También es común en el trabajo”.

“Además es muy económico, pues me gasto aproximadamente 100 pesos en todo lo que llevo para mi esposa, mi niño y todavía me alcanza para llevar un refresco para acompañar la cena”, dijo Espinosa Vázquez.

Su fácil preparación hace que muchas veces las amas de casa los preparen para su familia en el hogar, ya que los ingredientes pueden conseguirse en cualquier mercado y pueden consumirse a cualquier hora.

Las gorditas veracruzanas caseras se antojan a cualquier hora. (Carlos Ramírez/Café Words)

Receta para antojito: Gorditas veracruzanas caseras

Ingredientes:

  • 1 ½ taza de harina de maíz
  • ½ taza de frijol molido
  • 1 cucharada manteca de puerco (se puede sustituir por aceite vegetal)
  • ¾ taza de agua caliente
  • ¼ cucharadita de sal
  • Aceite vegetal

Preparación:

Se combina la harina con la sal y se incorpora el agua caliente poco a poco hasta tener una masa suave.

Agregar el frijol molido a la masa y dejar reposar por 5 a 10 minutos.

Calentar un sartén a fuego medio alto con una cucharada de manteca; se puede sustituir con aceite vegetal.

Separar la masa por bolitas del tamaño deseado, aplastarlas y freír por ambos lados, unos dos minutos. Cuidar que no se quemen.

Retirar y poner en servilletas.

Finalmente, servir con queso, salsa o agregar lo que se desee.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post El antojo no se calma en México appeared first on Zenger News.