Censo desencadena cambios en Congreso de EU; ciertos estados se preparan para pelea 

En marzo de 2020, los estadounidenses recibieron por correo materiales invitándolos a completar la información del censo. (Justin Sullivan/Getty Images)

WASHINGTON — Después de retrasos en el conteo, los resultados iniciales del censo de Estados Unidos se dieron a conocer al público el 26 de abril.

Por mandato constitucional, el censo de Estados Unidos se lleva a cabo cada década desde 1790. Sin embargo, la emisión de 2020 estuvo rodeada de desafíos.

El esfuerzo del expresidente republicano Donald J. Trump por incluir una pregunta sobre ciudadanía ha llevado a algunos a cuestionar si un cierto número de latinos quedó fuera del conteo en determinados estados.

Además, hubo otros retos causados por múltiples factores, desde la pandemia por COVID-19 hasta las protestas de Black Lives Matter.

La recopilación de información de puerta en puerta sufrió pausas debido a la pandemia, y la Suprema Corte permitió que la administración de Trump finalizara la recopilación de datos dos semanas antes de lo estimado, lo que, según dijeron, permitiría a la Oficina del Censo cumplir con la fecha límite del 31 de diciembre.

Pese a las dificultades, “el censo de 2020 tomó una instantánea de todas las personas que vivían en Estados Unidos el 1 de abril de 2020 y los resultados están aquí”, dijo Ron S. Jasmin, director interino de la Oficina del Censo en conferencia de prensa. “La cantidad de personas que vivían en Estados Unidos fue 331,449,281. Esto representa un aumento del 7.4 por ciento con respecto al censo de 2010”.

Los resultados revelan desplazamientos de población desde el Noreste y el llamado Cinturón del Óxido hacia el Sur y el Oeste con respecto al conteo de 2010. Estos cambios implican ajustes en el Congreso y el Colegio Electoral.

Los seguidores del entonces presidente Donald J. Trump celebran en la Quinta Avenida de Nueva York — desde la Torre Trump hasta Times Square — el día en que la Corte Suprema permitió que la administración Trump cerrara el conteo del censo antes de lo programado. (David Dee Delgado/Getty Images)

Si bien estos ajustes demográficos se habían previsto, se esperaba que los estados de Texas, Arizona y Florida, en el llamado Cinturón del Sol, ganaran más sillas, los neoyorquinos se sorprendieron al perder una posición en el Congreso por una diferencia de tan solo 89 personas.

Jasmin dijo que el Sur presentó el mayor crecimiento demográfico, del 10 por ciento desde 2010, seguido del Oeste (un crecimiento del 9.2 por ciento), el Noreste (4.1 por ciento) y el Medio Oeste (3.1 por ciento). Utah, con un incremento del 18.4 por ciento, fue el estado con mayor crecimiento demográfico en el país, mientras que Washington, D.C. creció un 14.2 por ciento.

Los cambios en los patrones de población desencadenarán la redistribución de sillas en la Cámara de Representantes y el Colegio Electoral, que elige al presidente. Texas gana dos nuevas posiciones, mientras que Colorado, Florida, Montana, Carolina del Norte y Oregón obtienen una cada uno.

California, Illinois, Michigan, Nueva York, Ohio, Pensilvania y Virginia Occidental perderán un asiento cada uno. Los estados restantes permanecerán sin cambios.

Entre los ganadores se encuentran Texas y Florida. El primero, de tendencia republicana, ahora tiene 4 millones de residentes más que en 2010, y tendrá 38 representantes en el Congreso y 40 votos en el Colegio Electoral. Florida cuenta con más de 2.7 millones de nuevos residentes y ahora contará con 28 representantes en el Congreso y 30 votos electorales.

Las mayores pérdidas incluyen el bastión demócrata de Nueva York, que perderá una silla en el Congreso y un voto en el Colegio Electoral. La población del estado aumentó de 19.37 a 20.2 millones de personas desde 2010. De haber tenido 89 personas más, el estado habría podido conservar sus posiciones.

El gobernador demócrata de Nueva York, Andrew M. Cuomo, dijo el martes que ordenaría a la procuradora general estatal Letitia A. James explorar las opciones legales para impugnar el conteo.

“Los encargados del censo en Nueva York enfrentaron desafíos sin precedentes el año pasado en sus esfuerzos por lograr que los neoyorquinos fueran contados, desde el efecto de la pandemia en el sistema de correo hasta los esfuerzos xenófobos, flagrantes e ilegales de la administración de Trump para dañar los estados azules y desalentar a los no ciudadanos y a las personas de color de ser contados”, dijo Cuomo en un comunicado.

Un folleto del Censo 2020 se encuentra en un paquete que sería distribuido por el Banco Regional de Alimentos de Los Ángeles en agosto de ese mismo año a las personas que enfrentan inseguridad económica durante la pandemia, en Paramount, California. (Mario Tama/Getty Images)

Melanie Campbell, presidenta de la National Coalition of Black Civic Participation, dijo que el censo de 2020 mostró una tendencia continuada de personas que se mudan al sur. Pero dijo estar preocupada de que el crecimiento en esta zona se vea comprometido por nuevas restricciones a los derechos electorales en la región.

“Se está produciendo una reacción violenta en muchos de estos estados con ataques partidistas a los derechos electorales”, dijo Campbell, al pedir que se incremente la supervisión federal a las leyes electorales del estado.

“Una gran cantidad de negros y latinos se muda a Texas. Esto muestra por qué necesitamos que se refuerce la Ley de Derechos Electorales, para dificultar que se usen políticas partidistas que de ninguna manera serían justas”, dijo.

Sin embargo, el representante Byron L. Donalds (Republicano, por Florida) aplaudió los cambios en Twitter y escribió que, “Florida está en auge bajo el liderazgo republicano; la gente está huyendo de los estados liberales, mal administrados y con políticas de confinamiento”.

Steven Dillingham, entonces director de la Oficina del Censo, señala una imagen de Alaska mientras presenta la campaña publicitaria del censo en enero de 2020, en Washington, D.C. (Mark Wilson/Getty Images)

Las sillas adicionales en el Congreso fueron una merecida recompensa, dijo.

El director de comunicaciones del representante Donalds, Harrison Fields, dijo a Zenger News que el congresista rechazó que el proceso de redistribución pudiera afectar los derechos electorales.

“Esto no tiene nada que ver con socavar la democracia. [El resultado] es un testimonio de que ciertos estados son más atractivos para vivir”, dijo Fields.

“Nueva York y California están perdiendo gente debido al alto costo de vida”.

En cualquier caso, habrá cambios duraderos, aunque sutiles, en el panorama político de Estados Unidos.

En las elecciones del año pasado, Trump ganó cuatro de los seis estados que aumentarán sus delegaciones en la Cámara y el Colegio Electoral. Mientras tanto, el ganador de la elección, el presidente Joseph R. Biden, Jr., ganó cinco de los siete estados que perdieron posiciones.

Además, cada uno de los estados afectados ahora tiene que volver a trazar los límites de sus distritos de la Cámara a partir de las nuevas cifras, movimientos en los que seguramente demócratas y republicanos pelearán feroces batallas para decidir dónde marcar las demarcaciones.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Editado por Melanie Slone)



The post Censo desencadena cambios en Congreso de EU; ciertos estados se preparan para pelea  appeared first on Zenger News.