Brasil está al borde del colapso en el sistema de salud

PORTO ALEGRE, Brasil — El martes 23 de marzo Brasil registró un récord de víctimas por COVID-19, 3,158 muertes en 24 horas. Fue la primera vez que el número de fallecidos en un día superó los tres mil, dicen el Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass) y del Consorcio de Vehículos de Prensa.

El coronavirus avanza de forma acelerada y descontrolada en los 26 estados brasileños, además del Distrito Federal, Brasilia. A principios de esta semana, el país, que está a cargo del presidente Jair Bolsonaro (sin partido) superó las 300 mil muertes provocadas por la pandemia.

El número total de personas infectadas por el coronavirus ya alcanzó la marca de más de 12 millones. Sin embargo, numerosas autoridades e instituciones sanitarias advierten que las cifras reales pueden ser incluso mayores, principalmente debido a la falta de pruebas a gran escala y la falta de comunicación de los casos a las autoridades.

En entrevista a Zenger News, la Dra. Margareth Dalcolmo, la neumóloga e investigadora de la Fundación Oswaldo Cruz, en Río de Janeiro, dijo que, a pesar de que Brasil tiene un Programa Nacional de Inmunización (PNI) altamente eficiente y reconocido internacionalmente, no se ha utilizado con su eficiencia en un momento tan crítico.

“Tuvimos muchas cosas que se podrían haber hecho y no se hicieron. En mi opinión, la más importante de ellas fue no tener una coordinación centralizada, homogénea, con un discurso armonioso entre la política y la comunidad científica brasileña.

“La población está muy confundida, en el sentido de escuchar a las autoridades del país decir, ‘no usen mascarillas, no dejen de salir, no dejen de trabajar, mientras nosotros decimos quédense en casa y protéjanse, usen mascarilla’”, dijo Dalcolmo, quien tiene un compromiso cívico “imparable” para orientar a la población.

La Dra. Margareth Dalcolmo es neumóloga e investigadora de la Fundación Oswaldo Cruz, en Río de Janeiro. (Margareth Dalcolmo)

Otro obstáculo señalado por la neumóloga Dalcolmo fue el error de Brasil al no negociar vacunas para COVID-19 con más industrias farmacéuticas. Actualmente el país cuenta con solo dos inmunizadores aprobados por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA): Coronavac y AstraZeneca.

Según ella, esta falla gubernamental pone en gran riesgo a la población, ya que el país tiene altas tasas de transmisión del virus y nuevas variantes están circulando en al menos otros seis estados brasileños.

En la evaluación de la investigadora, la distancia física y social es absolutamente crucial para combatir la pandemia, que ya lleva un año y ha afectado a todos los continentes del planeta. Dalcolmo también citó al Sistema Único de Salud (SUS), que necesita estar muy bien preparado para atender a los pacientes con COVID-19.

“Hace un año, nosotros, la comunidad científica, venimos alertando sobre la importancia de la distancia social, pero lamentablemente las autoridades del gobierno dijeron lo contrario y fue algo que no ayudó a controlar la epidemia”, dijo.

Un limpiador de calles anda con su tapabocas en Petrópolis, Brasil. (Mauro Lima/Unsplash)

En cuanto al creciente número de muertes por la pandemia en Brasil, Dalcolmo cree que en las próximas semanas, las cifras pueden llegar a más de 3 mil muertes diarias.

Consultada sobre la declaración del nuevo ministro de Salud, el Cardiólogo Marcelo Queiroga, quien recientemente dijo que, “Los rumbos de la política de salud seguirán siendo determinados por el presidente Bolsonaro”, la investigadora respondió.

“No me corresponde a mí juzgar la afirmación de lo que él dice. Él es Ministro de Estado y responsable por sus declaraciones. Como comunidad académica, puedo decirles que nuestra expectativa es que escuche a la sociedad científica brasileña que ha mostrado un gran compromiso público desde el inicio de la epidemia. Esperamos ser escuchados por el nuevo ministro”, dijo.

Gobernadores se unen

Ante tanto desorden por parte del gobierno federal en el combate efectivo a la pandemia, los gobernadores de los 26 estados brasileños y del Distrito Federal decidieron tomar las ‘riendas’ y determinar medidas preventivas a nivel nacional, que son rechazadas por Bolsonaro, para contener la propagación del nuevo coronavirus en las regiones del país.

Entre las acciones tomadas se encuentran la distancia social, el uso obligatorio de máscara y la negociación directa con las industrias que producen inmunización contra la enfermedad para vacunar a la población de cada estado.

“Dada la gravedad de la situación de la pandemia, conseguimos suspender las fiestas del Carnaval, tanto del sector público como del privado. Todos los estados brasileños están adoptando acciones más restrictivas, pero lo ideal sería que el gobierno federal lo hiciera. Debido a la legislación brasileña, no tenemos control sobre puertos, aeropuertos y carreteras. Habría sido excelente que pudiéramos haber hecho esto junto con el poder central”, dijo el presidente del Foro Nacional de Gobernadores, Wellington Dias (PT), el gobernador del Estado de Piauí.

Wellington Dias (PT) es el gobernador del Estado de Piauí y el presidente del Foro Nacional de Gobernadores. (Gobernador Dias)

Al hablar sobre la vacunación en Brasil, Wellington dijo que el país es el epicentro de la pandemia, principalmente por la propagación de las variantes del nuevo coronavirus (N9, P1, P2, B.1.128 y B.1.1.143) y dijo que por esta razón hizo un llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que le dé prioridad en la ampliación de las vacunas y la transferencia de tecnología productiva. Para el gobernador de Piauí, Brasil necesita urgentemente un cambio en la forma en que conduce la lucha contra la pandemia.

‘’El ministro de Salud, doctor Marcelo Queiroga es cardiólogo, y entendemos que está consciente de lo que hay que hacer, pero lo que queremos es muy sencillo, siguiendo los lineamientos de la ciencia, de la OMS. Esperamos que el presidente Bolsonaro dé el poder y el apoyo necesario para que el ministro pueda cumplir con sus deberes de combate a la pandemia”, dijo.

Según Wellington Dias (PT), los estados del noreste de Brasil lograron firmar un acuerdo con Rusia, quienes comprarán 37 millones de dosis de la vacuna Sputnik V al país soviético. Los gobernadores todavía están negociando con China otros 30 millones de dosis.

La expectativa es que la vacuna Sputnik V esté disponible en los centros de salud a partir de abril de este año. El gobernador del estado de Piauí también envió una carta al presidente de Estados Unidos, Joseph R. Biden, Jr. En el documento, el jefe del Estado solicitó dosis de vacunas de Oxford / AstraZeneca almacenadas en el laboratorio farmacéutico del país.

El inmunizador, de origen británico, no se utiliza en el Plan de Vacunación de Estados Unidos. “Recibí un comunicado hace poco, que estarían estudiando el pedido para la próxima semana”, dijo.

Las vacunas adquiridas por el Consorcio Nordeste, que forma parte del Foro Nacional de Gobernadores, serán distribuidas a todos los estados de Brasil.

La situación en los hospitales es alarmante, pero varios gobernantes dicen que el manejo de la pandemia es ‘aceptable’. (Mufid Majnun/Unsplash)

Pandemia en Brasil “es aceptable”

El diputado Ricardo Barros (PP-PR), líder del gobierno en la Cámara, dijo hace aproximadamente una semana que la situación de la pandemia COVID-19 en Brasil “es aceptable”. La declaración se dio en una entrevista a GloboNews, canal de suscripción de la Red Globo, y repercutió en varios vehículos de comunicación del país.

Según el parlamentario, Brasil es el quinto país del mundo en número de personas vacunadas.

“Dije que comparativamente con otros países, Brasil ocupa la posición número 22 de muertes por millón de habitantes, Estados Unidos ocupa el puesto 11 y Reino Unido es el cuarto en millones de muertes. Creo que es ‘aceptable’ porque tenemos menos muertes por millón que Estados Unidos, por ejemplo. Nuestro sistema de atención médica protege a las personas más que los Estados Unidos y el Reino Unido. Nosotros también tenemos problemas, pero aquí murió menos gente que en Estados Unidos”, dijo el diputado.

Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, ha dicho que el país no enfrenta una crisis sanitaria. (Public Domain)

En la opinión del líder del gobierno en la Cámara, a pesar de toda la crisis de salud que enfrenta, Brasil logró presentar un mejor resultado que los países del primer mundo y que muchas acciones que están siendo tomadas por el gobierno federal son para el beneficio de la población brasileña.

Entre las medidas, el diputado Ricardo Barros citó la reanudación de la Ayuda de Emergencia 2021, que se pagará en cuatro cuotas a partir de abril. En total, 45.6 millones de personas recibirán el beneficio que va desde 150 reales (para un individuo), 250 reales (para familias con más de dos personas) y 375 reales (para madres solteras).

Cuando se le preguntó al diputado federal si podría vivir con 150 reales mensuales, Ricardo Barros dijo, “Ciertamente no pasaría hambre. Absolutamente seguro”. El salario mensual de un diputado federal en Brasil es de más de 33 mil reales.

Zenger News intentó contactar en numerosas ocasiones al Ministro de Salud para escuchar su posición, pero no hubo una respuesta por parte de este ni de sus asesores.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Brasil está al borde del colapso en el sistema de salud appeared first on Zenger News.