Autoridades nicaragüenses encarcelan líderes de oposición, facilitan reelección de Daniel Ortega

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (izquierda) y su esposa Rosario Murillo (derecha), con el entonces exministro del exterior venezolano Elías Jaua (al centro, más tarde fue vicepresidente), asistieron al funeral para el presidente venezolano Hugo Chávez, en marzo de 2013. Las lealtades del nicaragüense miembro del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se han alienado con las del chavismo en Venezuela. (Mario Tama/Getty Images)

CARACAS, Venezuela — A cinco meses de las elecciones generales en Nicaragua, todo parece apuntar a la reelección de Daniel Ortega.

Mejor dicho, a que el régimen se asegure de que sea reelecto.

Daniel Ortega (La Libertad, 1945) ha sido presidente de Nicaragua en dos ocasiones: de 1985 a 1990, y desde 2007 hasta la actualidad. Previamente, entre 1981 y 1994, había sido parte de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional.

Como el principal líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Ortega fue una pieza fundamental de la Revolución Sandinista, un movimiento de izquierda que destronó a la familia Somoza (apoyada por el gobierno de Estados Unidos) del poder en Nicaragua.

Cuatro décadas después, Ortega sigue siendo el líder del sandinismo, pero no representa los mismos ideales. “Tiene muy poco de los planes originales del partido sandinista de los años ochenta. Se ha convertido en lo que miles de nicaragüenses dieron su vida por combatir: un tirano. En eso ha sobresalido y ha sido para el país, en términos de magnitud, peor que la dinastía derrocada en 1979”, dijo Marco Navarro-Genie, presidente del Haultain Research Institute, con sede en Canadá.

“Hoy, todas las instituciones formales e informales del país, a excepción de la Iglesia Católica, están bajo su poder e influencia. Según varias investigaciones, él y su familia son las personas más ricas del país”, dijo Navarro-Genie.

El movimiento sandinista y el FSLN sirven de modelo para movimientos denominados ‘izquierdistas’ en América Latina. (Gobierno de Cuba)

El 7 de noviembre, el gobierno de Ortega buscará su tercera reelección seguida, algo que no era legal antes de que volviera al poder. “La reforma constitucional de 2014 eliminó la cláusula constitucional que impedía la reelección. Ahora él se puede reelegir de manera indefinida y no necesita un porcentaje específico para lograr subir a la silla presidencial. Con un voto puede ganar; solo necesita mayoría simple”, dijo José Antonio Peraza, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

De todas formas, a pesar de controlar el órgano electoral, Ortega quiere eliminar toda competencia que pueda enfrentarlo en las urnas.

En lo que va de junio, las autoridades nicaragüenses han detenido a cuatro precandidatos presidenciales: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

También fueron detenidos líderes de oposición como Violeta Granera, José Pallais y José Adán Aguerri, y disidentes sandinistas como Dora María Téllez, Hugo Torres y Víctor Hugo Tinoco.

Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica, se refirió a estos eventos como “una noche de los cuchillos largos en versión tropical”. La lideresa aludía a la noche del 30 de junio de 1934, en la que el régimen nazi ordenó una serie de asesinatos políticos.

En un contexto en el cual los aliados regionales de Nicaragua, como Cuba y Venezuela, han mostrado gestos simbólicos de apertura, las acciones de Ortega son disonantes.

“Creo que aquí entran algunos temas más personales [para Ortega]. El miedo a repetir el error, entre comillas, que cometió en 1990, de perder una elección y de ser marginado políticamente, sabiendo que en este contexto la represalia sería muy fuerte en su contra, es mayor al cálculo racional de buscar algún tipo de concesión para, básicamente, ganar tiempo”, dijo Tiziano Breda, analista para América Central de Crisis Group.

“La única explicación que yo encuentro es que quiere desmontar cualquier posibilidad de que haya una fuerza política medianamente coherente que pueda enfrentarlo en las elecciones”, dijo Peraza.

“Si se conforma una sola fuerza unificada, él sabe que no puede ganar las elecciones. Tiene demasiadas conexiones con Venezuela y con Cuba para mantenerse en el poder, y él mismo quiere mantenerse en el poder. Entonces está desafiando a toda la comunidad internacional en el sentido de que está imponiendo su voluntad”, agregó.

El poco peso de Nicaragua en el plano internacional también ha permitido a Ortega avanzar sobre las libertades con menos revuelo que sus aliados cubanos y venezolanos.

“Nicaragua y su gente son maravillosos, pero fuera de los juegos geoestratégicos entre grandes potencias, el país es un lugar apartado”, dijo Navarro-Genie.

“Cuando los izquierdistas norteamericanos estaban interesados en utilizar al país como representante [del Bloque del Este] en la Guerra Fría, contra Estados Unidos y Ronald Reagan, principalmente, lo abrazaron y acudieron en masa con sus tanques”, dijo el investigador.

“Pero el distanciamiento que han tomado los izquierdistas europeos y norteamericanos no está tan relacionado con el final de la Guerra Fría, en mi opinión. La mayoría de los socialistas internacionales no quieren tener nada que ver con él. Expulsaron al partido de la Internacional Socialista y tengo la impresión, ciertamente entre la izquierda canadiense, de que no quieren que se les recuerde su pasada asociación con los Ortega”, agregó.

La familia Somoza contó con el respaldo de Estados Unidos para gobernar Nicaragua por varias décadas hasta la Revolución Popular Sandinista. En la imagen, Anastasio Somoza se reúne con Richard Nixon en 1971. (Dominio público)

Estas detenciones podrían ayudar a Ortega, incluso si termina perdiendo las elecciones. “Creo que hay una intención de acumular fichas de canje para negociar alguna salida, puesto que no solamente es el miedo de perder las elecciones lo que lo motiva, sino que también el miedo a lo que puede pasar después. Entonces el acumular detenciones políticas, si bien eleva el perfil de la crisis y atrae la atención internacional, de todas maneras le hace acumular cierto poder para negociar”, dijo Breda.

Un clima de poca confianza en el órgano electoral también puede ser la solución que Ortega busque propiciar. “Ortega sabe que su techo [de votos] es poco más del 35 por ciento, y su piso es 30 por ciento. Si él logra una abstención altísima, su techo aumenta, y puede ganar con un 35 o 40 por ciento”, dijo Peraza.

A pesar de las condenas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la comunidad internacional, los especialistas no imaginan que Daniel Ortega ni Rosario Murillo, su esposa y vicepresidenta, vayan a salir del poder en el corto plazo.

“Ortega no ha anunciado su candidatura, lo cual me parece inusual. No me sorprendería que propongan a Rosario como presidente y Daniel como vicepresidente, o alguna otra combinación en la que Rosario sea la cabeza. Se están asegurando de que todos los candidatos potenciales sean eliminados y que su candidato gane las elecciones, independientemente de quién sea. Eso parece más acorde con la forma en que opera Rosario. Ella no maneja bien la oposición”, dijo Navarro-Genie.

“Si las cosas siguen de esta manera, lo más probable es que ocurra algo parecido a lo que ocurrió con las elecciones en Venezuela del año 2018, cuando la OEA desconoció los resultados, puesto que se dieron en un contexto de evidentes irregularidades. Pero posiblemente entonces esto haga que Ortega se aísle más. A final de cuentas, Ortega está yendo en la dirección de ser reconocido como un paria en la región”, dijo Breda.

Desde la llegada de la familia Somoza al poder, en 1937, Nicaragua solo ha tenido 17 años de gobiernos no somocistas ni sandinistas. Junto a Cuba y Venezuela, Nicaragua es considerada una de las únicas tres dictaduras de la región. Además, la familia Ortega, así como la familia Chamorro, son conocidas por acaparar el poder en la historia reciente del país.

(Editado por Melanie Slone y Gabriela Alejandra Olmos)



The post Autoridades nicaragüenses encarcelan líderes de oposición, facilitan reelección de Daniel Ortega appeared first on Zenger News.